Bueno yo tenía siete años y, naturalmente entusiasta como todo niño, convencí a mi padre. Especialmente atraído por las tiendas y las bolsas de dormir, el campamento y el viaje. Realmente eso era lo que me llamo… No tenía idea realmente de lo que estaba ocurriendo, pero lo convencí de que me llevara y juntos comenzamos el viaje como peregrinos.

En aquella época en el 79, los peregrinos partían de Cuzco en camiones porque no había buses, la carretera que lleva ahora al santuario no existía todavía. En aquel entonces era una carretera de tierra y había solamente camiones de carga que lo llevaban a uno hasta ese sitio.

Así es que con nuestros equipos de campamento fuimosuna tarde al lugar donde la gente tomaba el transporte para ir al santuario. Era una pequeña plaza en las afueras de la ciudad. Había que buscar ahí un camión y nos subimos a un camión. Con otras 20 o 30 personas compartimos el área de carga del camión que era abierta en el techo, se veía el cielo, y al final de la tarde comenzamos el viaje.

La peregrinación a Qoillority ocurre en la luna llena de géminis, más o menos en julio. Recuerdo que viajamos toda la noche bajo la luna junto con estas personas el viaje fue terrible, había muchísimo polvo, viajamos toda la noche de esta forma.

Al día siguiente, temprano en la mañana, llegamos al final de la carretera. Bajamos del camión con nuestros compañeros de viaje y empezamos el camino hacia el santuario. En ese momento habían llegado varios carros entonces eran unas 100 o 200 personas que comenzaban el camino.

Para llegar a Qoillority se tienen que caminar los últimos ocho kilómetros del trayecto por un pequeño valle que sale por las montañas y que sube hasta donde está el santuario. Comenzamos nuestro camino y seguimos a través del sendero hasta llegar a una cruz. En el camino hay varias cruces que determinaban diferentes pasajes en el camino, y la gente al subir hacia una pequeña cosa en las cruces, ofrecían algo o dejaba algo en preparación a su llegada al santuario.

Al llegar al santuario hay una última cruz y cada persona que llega hace algo especial allí. Toda la gente hace algo para pedir permiso para entrar en el espacio sagrado. Nosotros hicimos lo mismo, ofrecimos algo a la cruz y después nos fuimos a buscar nuestro lugar para acampar. Porque en Qoillority no hay mucho realmente, hay una iglesia, una pequeña capilla, unas casitas y eso es todo. Cuando 70000 personas llegan ese día hay pues poco espacio. La multitud estaba llegando y nosotros buscamos un lugar donde acampar, preparamos nuestra tienda y empezamos con los rituales del santuario.

Usualmente en cuanto uno decide ir a Qoillority la familia, los amigos, le piden a uno que haga algo por ellos, que lleven velas y las ofrezcan en su nombre en el santuario y estas velas llevan su energía, uno se convierte en portador de este kausay. Se llevan también pedidos, se llevan agradecimientos. Entonces, cuando llegamos nosotros ahí, llegamos con un paquete de velas de nuestros amigos y de la familia que nos habían pedido que las lleváramos. Porque sabíamos que ese era el ritual.

Fuimos a la iglesia, comenzamos a ofrecer nuestras velas y empezamos a ver cómo era que la gente ofrecía sus velas. Para empezar no las ponían y las dejaban directamente, las tenían un poco de tiempo en sus manos, después aprendimos que cuando uno va a pedir algo “carga” las velas de energía y ofrece las velas con su propia energía de manera que eso crea un ayni, reciprocidad con lo sagrado, es una forma de mover la energía, de hecho hicimos lo mismo nosotros.

Y empezamos a ver cómo era que la gente rezaba en esa iglesia. Naturalmente habíamos crecido en un ambiente católico estábamos acostumbrados a las iglesias, a las oraciones, pero lo que ocurría ahí era particular. La gente que rezaba, rezaba y hablaba de una manera muy personal, entonces no era una repetición de una oración, era sino una conversación, era una cosa muy cercana. Estaban hablando de cosas de su vida, estaban compartiendo cosas que les habían ocurrido. Estaban diciendo cosas y pidiendo cosas pero era de manera muy cercana.

Más tarde aprendimos que cuando uno va a Qoillority puede esperar tener una visión de Cristo en ese lugar, puede esperar tener una conversación personal con él y que no es tan raro. En condiciones normales nosotros escuchamos que alguien ha hablado con cristo hoy pensamos que es un santo, pero allí es normal. Ahí todo el mundo puede esperar que en algún momento Él le hable y en algún momento puede esperar tener una conversación con Él. Pero no es el que está pintado en la roca, es el que está a su lado, que es con quien están hablando, entonces claro que es una conversación personal si lo está viendo uno en frente!.

Y hablaban de sus cosas y decían historias, a veces se enojaban un poco porque decían: mira, tú me dijiste que haga esto y esto y esto… yo hice todo lo que me dijiste y nada pasó. Así que ahora estoy enojado contigo asique me pongo el sombrero y me voy!!! Y salían de la iglesia así enojados!!! Después regresaban naturalmente.

Era una cosa impresionante, nunca en mi vida había visto algo como eso. Era una forma de relacionarse con lo sagrado y eran unas formas de conectarse con lo sagrado que eran absolutamente nuevas. Lo cierto es que siempre estaba detrás de ayni, al ofrecer las velas uno está dando algo, está metiendo en movimiento la energía y eso crea la posibilidad de recibir más tarde. Hicimos nuestras oraciones dejamos nuestras velas y después salimos.

En las afueras de la iglesia había cientos de personas de rodillas en el suelo, pero estos no estaban orando, no estaban rezando… estaban jugando. Estaban jugando con pequeñas piedritas, estaban construyendo casas, estaban construyendo negocios y hoteles, era una ciudad entera que crecía alrededor de la iglesia!!! Y claro, para mí que tenía siete años eso era normal, pero todos estos eran adultos y estaban jugando ahí con piedritas!!!

Más tarde aprendimos que cuando uno pide algo en la iglesia, después tiene que actuarlo. Tiene que jugar, porque el juego es muy importante, el juego es muy importante en la tradición. Y tiene que jugar lo que ha pedido, tiene que crear la casa que ha pedido y construirla como la quiere y al hacer eso uno le va a dar todavía más energía a su pedido y al jugar uno se va a preparar para cuando llegue porque va a llegar! Una vez que uno hizo la conexión ahí, ya sabe que va a llegar, entonces se prepara y practica para cuando uno la tenga, pero así le daba todavía más energía a su petición. Entonces su Ayni, su reciprocidad crecía. Hicimos nuestras casas, hicimos nuestros pedidos que más tarde llegaron y bueno continuamos por ahí.

Luego empezamos a ver a los bailarines, los grupos de bailarines que están todo el tiempo allí. Cuando uno llega al santuario, desde el momento en que uno llega a la última cruz esta del camino, es que empieza a escuchar los tambores y la música, y estos nunca se detienen. Desde que uno llega hasta que se va los tambores van a estar ahí sonando y van a estar en tus sueños, y van a estar contigo día y noche van a estar ahí hasta que te vayas. Porque todo el tiempo va a haber algún grupo bailando en algún lugar, o en la iglesia, o subiendo a la capilla o regresando al otro lado, van a estar circulando todo el tiempo y van a estar ofreciendo su baile al lugar sagrado. Ustedes tienen que saber que bailar es considerada otra forma paralela para el crecimiento personal. Uno es el camino del Paq´o y hay otro camino paralelo que es el camino del Tusu, del bailarín. Esta gente baila cada año de su vida, y regresa cada año a bailar otra vez. Comienzan a bailar cuando tienen 7 años, 8 años, cuando son pequeñitos, y pasan toda su vida bailando, y esa es la forma de crecer. Y cada año, naturalmente tienen una vida normal, y un trabajo normal, tienen una familia, hacen todo lo que hacen todos, pero una vez al año, de cualquier parte del mundo donde estén van a regresar y van a bailar y esa va a ser su forma de desarrollarse personalmente. Entonces no es solamente un baile estético y por la belleza del baile, es mucho más que eso. Y esta es como una de las reglas, cada uno de los bailes es una ofrenda en sí, y el sentido es exactamente el mismo, cada grupo de bailarines está ofreciendo su tiempo, su baile, su esfuerzo, su energía al Sagrado, para hacerlo parte de su Ayni, de su reciprocidad.

Pero no solamente los que bailan, sino también los que están con ellos, cada persona que tiene que ver en la presentación de este baile, las personas que hacen el campamento para ellos, las personas que cocinan para ellos, las personas que llevan las cosas para ellos, alguien que pago el traje de alguno de los bailarines, cualquier persona que de cualquier manera este en contacto con el baile, toma parte o hace de esta ofrenda parte de su Ayni. Porque para nosotros todo es Ayni y todo cuenta, y cada quien da en la medida de sus posibilidades. Hay gente que puede pagar muchísimo dinero por sponsor izar los trajes de los bailarines, porque lo tienen, pero hay gente que solamente se ofrece a ir al santuario a pelar papas para la comida del grupo. Eso cuenta también, y cada quien da en su medida. Pero cuando se ofrece el baile eso abre la posibilidad del Ayni, de la reciprocidad para todos. Cada quien da en su medida, si yo tengo poco, pero doy algo de lo poco que tengo eso abre para mí el Ayni.

Lo más importante ¿Con quién estoy haciendo Ayni? Con el Sagrado, ¿Y cuál es la medida del Sagrado? El Sagrado me puede dar todo. O sea no importa lo que haga, no importa cuán pequeño o grande sea lo que yo haga, esa acción puede traer para mi cualquier cosa sin límite, y puedo pedir cualquier cosa. Y entonces cada uno de estos bailes es como una enorme vela que también es ofrecida en el santuario y es parte del Ayni, y hace parte del Ayni a cada persona que está ahí.

En los grupos de bailarines hay un personaje especial que se llama Ukuku. Es un hombre que esta vestido de oso, con un traje negro de oso, lleva una máscara, y usualmente usa una muñequita para comunicarse que es algo gracioso, y te habla a través de la muñeca, ni siquiera te dejan saber su voz. Ellos están con los bailarines, ellos están en la iglesia organizando a la gente, porque claro si hay 70.000 personas en un lugar alguien tiene organizar las cosas, pero ellos llegan antes que la multitud y limpian el lugar y lo preparan para todos, ellos se quedan cuando todos ya se fueron y limpian nuevamente, y el lugar queda inmaculado para el próximo año. Ellos son vistos antes de la fiesta en los lugares cercanos, recolectando dinero para pagar las necesidades de la fiesta, ustedes tienen que saber que el Estado de Perú no pone un centavo para esa fiesta, no gasta absolutamente nada. Todo lo que ocurre ahí está basado en el Ayni, entonces ellos consiguen lo que se necesita y lo llevan, y preparan con eso las cosas en el santuario. Luego llega la gente, ellos cuidan de la gente, asique es que son la policía del Santuario, llevan unos látigos y cuidan el orden, y si alguno se sale del orden pues lo castigan.

Por ejemplo en Qoillority no se debe beber demasiado, por la altura la gente siempre lleva algo de licor, pero si alguien se emborracha y lo cogen, lo llevan en medio al frente de la iglesia y lo azotan al frente de la iglesia, y lo azotan enserio, le rompen la espalda a latigazos, okey? Es un lugar en el que eso no está permitido.

Pero no quiere decir que eso esté prohibido para la tradición, porque hay otro santuario que se llama Paucartambo se realiza una fiesta parecida, pero está relacionada con el fuego. Qoillority está relacionada con el hielo. Cuando uno va a Paucartambo y no bebe, se pierde todo, está totalmente fuera de lugar, si no bebes, si no comes, si no bailas estas mal, porque ahí es así. Entonces no es que en la tradición esté prohibido beber, es allí. Ese no es el lugar adecuado, entonces si no estás en el lugar adecuado tú tienes que saber qué cosas puedes hacer y qué cosas no puedes hacer.

Bueno y los Ukukus cuidan de todos y cuidan el orden, y están ahí y abren espacios entre los bailarines para la multitud, y están en la iglesia, y al final del día cuando todos se están yendo a descansar ellos se retiran, pero se agrupan y se van al glaciar, suben juntos al glaciar y hacen allí sus propios rituales, hacen allí una serie de cosas, tienen sus juegos que a veces son peligrosos porque estas en el glaciar y hay grietas y hay cosas, y de vez en cuando uno de ellos muere esa noche porque son juegos peligrosos, es de noche y es el hielo. Pero claro no es que ellos estén buscando martirizarse, no es eso, eso no es parte del punto de vista, de la forma de la tradición. Pero si alguna vez ocurre, porque accidentes pasan imagínense el tipo de Ayni que es eso no?, cuando alguien ofrece su propia vida por estar en el lugar, por hacer parte de la fiesta sagrada y por hacer el Ayni, es obviamente una bendición para su grupo de Ukukus, para su familia, para su pueblo y para todo el mundo. Ocurre de vez en cuando. Ellos pasan la noche ahí jugando y haciendo sus rituales y después regresan cargando hielo de las montañas que llevan a sus pueblos como si fuese agua bendita, pero es hielo bendito. Y portan así la conexión con el santuario y llevan una conexión a su gente a través de este trabajo que hacen.Porque su Ayni, su trato, su reciprocidad no es con la gente, no es con el grupo, el trabajo que ellos hacen por todos queda en privado, no lo hacen buscando el reconocimiento de la gente, no lo hacen buscando el respeto de los demás, es otra forma de hacer Ayni. Es un Ayni directamente con el sagrado, es entre el sagrado y yo y nadie más tiene ni siquiera que saber qué cosa estoy haciendo.

Participante: ¿Esto lo hacen desde que estaban allá en el Imperio Inka? ¿Siempre se hizo así?

Iván: Esta fiesta es tardía, 1781, Qoillority es una fiesta que empieza tarde, no viene originalmente del tiempo de los Inkas, pero hoy día es probablemente el Santuario más importante de todos porque la profecía dice que cuando comience a ocurrir el regreso del Inka empieza allí. Entonces la expectativa está abocada sobre ese Santuario en particular. Aunque no es el más antiguo.

En la tradición hay pocas cosas que son excluidas, que se dice que no se hacen, todo tiene un lugar. Si a uno le gusta beber y bailar y cantar, se va al otro santuario, no se va a Qoillority. Si a alguno le gusta una forma más ética de purificación y de compostura en su relación con el Sagrado, entonces va a Qoillority. Pero cada uno decide cual es la que se le aproxima mejor y cuál es la que va con su propia personalidad.